Heparina embarazo
EN EL EMBARAZO

HEPARINA EN EL EMBARAZO. CONSEJOS DE USO.

La heparina en el embarazo es prescrita en situaciones especiales en la que problemas en la coagulación de la sangre pone en riesgo a la madre o al embarazo en sí.

¿Qué es la heparina y para qué sirve en el embarazo?

La heparina es un medicamento inyectable del grupo de los anticoagulantes y sirve para evitar la formación de coágulos en la sangre.

En el embarazo se usa cuando la madre tiene problemas de coagulación, ya que esta condición impide que el embarazo se desarrolle con normalidad y que el embrión reciba todos los nutrientes necesarios para su desarrollo, terminando en la mayoría de los casos en aborto o poniendo en riesgo a la madre de desarrollar un proceso trombótico.

¿En que casos se prescribe la heparina?

– Madres con antecedentes de ictus o procesos trombóticos.

– Madres que se han sometido a un estudio de la sangre y padecen alguna trombofilia.

– En algunos casos de abortos de repetición.

– Mujeres que tienen que estar mucho tiempo inmovilizadas.

Seguimiento de la heparina en el embarazo

La heparina se la autoadministra la paciente vía subcutánea y se hace todos los días, a la misma hora, durante toda la gestación y la cuarentena.

Durante el tratamiento, el hematólogo tiene que hacer un seguimiento para ver como está afectando la heparina al embarazo, mediante análisis de sangre específicos.

¿Cómo inyectarse heparina?

– Lavarse las manos

– Limpiar con un algodón impregnado en alcohol la zona.

– Coger un pliegue de la piel, preferiblemente del abdomen, evitando la zona de alrededor del ombligo.

– No sacar la burbuja de aire; dar unos toques si es necesario para que suba y que sea lo último que se introduzca, para aprovechar todo el líquido y evitar que se salga.

– Introducir la aguja con un suave pero firme movimiento e inyectar el líquido lentamente seguido de la burbuja de aire.

– Sacar la aguja antes de soltar el pliegue.

– No frotar ni masajear.

 

Mi experiencia con la heparina:

En mi caso, me han recetado heparina de manera empírica, es decir, por prevenir,  ya que ni tengo trombofilias ni alto riesgo de procesos trombóticos; pero si que he tenido abortos recurrentes, por lo tanto, mi ginecólogo consideró interesante que la usara.

Al principio fué traumático debido a mi fobia por las agujas, pero después de muchos pinchazos y de haberle cogido el truco para que no me salgan hematomas, es pan comido, la verdad.

Cuando empecé me las ponía alrededor del ombligo porque creía que lo notaría menos al tener un poco más de grasa por esa parte. Pero pronto me topé con unos hematomas alucinantes que me fueron obligando a pincharme en las zonas más alejadas. Entonces descubrí poco a poco, la zona dónde menos hematomas me salían, entre la cintura y el ombligo, en la zona central y a la altura del hueso de la cadera.

Aun así, a veces me salen, pero mucho más pequeños.

Consejos para pincharse heparina sin hematomas:

– Hazlo tu misma, desde tu posición es más fácil y no tienes que depender de nadie.

– Ponte un bloque de hielo un ratito antes en la zona para que se te duerma un poco. Yo lo hacía al principio, cuando le coges el truco el pinchazo casi ni se siente.

– Observa bien la zona que no tenga ninguna vena o capilar a la vista.

– El primer movimiento que sea rápido y con confianza y después la aguja no se siente. 

– Mete el líquido muy lento y después la burbuja de aire.

– No te frotes nada, ni te toques.

– No pliegues la zona (agachándote o sentándote) donde te la has puesto inmediatamente después, se te acumulará allí el líquido y se formará hematoma.

Ahora te mostraré una foto del principio y otra de ahora para que te sea más fácil ver dónde me pincho. Quizás a ti también te venga bien ese sitio.

hematoma heparina

 

sin hematomas

contacto@sebuscabebe.com
“Se busca bebé” nace de la necesidad de ayudar y aconsejar a otras mujeres o parejas en la búsqueda de un embarazo sano y evolutivo aportando mi propia experiencia. Mi nombre es Lidia, tengo 41 años y todo empezó en septiembre de 2017 cuando tras haber sufrido un embarazo ectópico mi trompa de Falopio derecha quedó obstruida. Mi ovario dominante es el derecho, así que tras meses intentando quedar embarazada de manera natural, decidimos embarcarnos en el mundo de la reproducción asistida y digo mundo porque hay parejas que en menos de un año tienen a su bebé en los brazos y hay otras que tienen que enfrentarse a un popurrí de emociones y experiencias antes de conseguirlo. Este último es nuestro caso y espero que compartirlo os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *