LA BETAESPERA
REPRODUCCIÓN ASISTIDA

LA BETAESPERA ¿QUÉ SIGNIFICA?

La betaespera es un periodo determinado de tiempo, que transcurre entre la transferencia embrionaria o inseminación artificial y «la prueba de sangre beta hCG» que confirma que estás embarazada o no.

¿Cuándo se usa el término «la betaespera»?

Este término se utiliza en la reproducción asistida, ya que en este tipo de tratamientos, la prueba en sangre beta se programa en unos 10/14 días (la betaespera) después de la transferencia embrionaria o inseminación.

En un embarazo natural la prueba en sangre se realiza después de un retraso menstrual o por que la mujer se ha hecho un test de orina y le ha salido positivo. Incluso hay mujeres con ciclos irregulares que se enteran que están embarazadas después del primer trimestre.

¿Cúanto dura la betaespera?

Normalmente de 10 a 14 días; según cual haya sido el procedimiento de fecundación.

Si es una inseminación o la transferencia de un embrión de 3 días se suele hacer a los 14 días y si es una transferencia de un blastocisto de 5 o 6 días se hace a los 10 días.

En mi caso, las tres veces se han hecho a los 10 días.

¿Qué se debe evitar durante la betaespera?

La recomendaciones después de una transferencia embrionaria o inseminación es de reposo en las siguientes 24/48 horas y después vida normal dentro de la tranquilidad. 

Hay que tener en cuenta que hay muchas mujeres que se quedan embarazadas y sin saberlo hacen vida normal y no ocurre nada.

En este caso, que si sabemos que es probable que nuestro embrión esté intentando implantarse en nuestro útero, podemos evitar algunas tareas perjudiciales, como por ejemplo:

– Deporte excesivo o esfuerzo físico: 

Se recomienda dar paseos durante 20 minutos, yoga o pilates.

– Sedentarismo:

Una vida pasiva no favorece la implantación, ya que el correcto riego sanguíneo es necesario para que se de satisfactoriamente. Además una buena forma de pasar la betaespera es mantenerte ocupada.

– Beber alcohol:

El embrión puede implantarse en cualquier momento y empezar a recibir de ti sus nutrientes, por lo tanto, ni una gota de alcohol.

– Relaciones sexuales:

No está demostrado si el sexo perjudica a la implantación, pero si es cierto, que si tienes que ponerte óvulos de progesterona, la penetración puede evitar que se absorba correctamente la medicación. Se recomienda que no se tengan en unos días.

– En el verano:

Cuidado si tu betaespera te pilla en verano, porque no se recomiendan ni los baños ni exponerte a altas temperaturas.

¿Qué debes hacer en la betaespera?

– Estar lo más relajada posible:

El estrés y la ansiedad son perjudiciales para la implantación, así que en este periodo olvida todo lo que te altere y tomate la vida con calma.

– Ser positiva:

Una actitud positiva te va ayudar a sobrellevar la betaespera y a mantener tu mente en paz.

– Alimentarte bien y descansar:

Cuidar tu cuerpo es esencial para el correcto desarrollo de tu bebé, así que come de manera equilibrada prestando atención en las recomendaciones de tu especialista y duerme mínimo 8 horas diarias.

¿Qué emociones surgen en la betaespera?

En este periodo, la pareja pasa por todo tipo de emociones, pero lo que más prevalece es la impaciencia, las ganas incontroladas de que pase el tiempo lo antes posible y conocer ya el resultado.

Un tratamiento de fertilidad deja muchas secuelas físicas y psicológicas en la pareja; y la betaespera es el último tironcito antes de saber si ha valido la pena tanto esfuerzo. Sobretodo, la mujer, que sufre en su cuerpo tratamientos invasivos, cambios hormonales y quirófanos…

La inseguridad, el miedo, la ilusión, la ansiedad formarán parte de esos 10 o 14 días.

¿Cómo podemos sobrellevar la betaespera?

Lo más importante es que estéis juntos. Que os apoyéis el uno al otro más que nunca, por que los dos lo necesitáis.

– Manteneros ocupados y activos y no pensar constantemente en la prueba, ya que por el contrario se os hará eterno.

– Cuando aparezca el miedo y la inseguridad intentad distraeros con algo que os guste (una serie, una peli, un paseo,…).

– Hacer técnicas de relajación siempre es bueno. Ponte música relajante, cierra los ojos, respira hondo y siente que todo está bien en el momento presente. 

– Pensad que todo lo que estaba en vuestras mano lo habéis hecho; ahora toca el factor suerte y hay que esperar.

Síntomas en la betaespera:

La mayoría de las mujeres no sienten nada durante la betaespera, aunque es cierto que si todo va marchando bien, es posible que empieces a sentir molestias e hinchazón en los pechos, algunos calambres abdominales e incluso nauseas.
De todas formas, estos síntomas pueden provocarlos las hormonas que estamos tomando (estrógenos y progesterona) e incluso pueden ser síntomas premenstruales, así que lo mejor es esperar a la prueba y no hacernos ilusiones.

¿Se puede hacer un test de orina en la betaespera?

Es recomendable que no se haga ninguna prueba hasta la beta, para no obtener falsos negativos o positivos.

Si te haces un test de orina de alta sensibilidad días antes de la beta, te puede salir negativo; esto te causará más ansiedad. También cabe la posibilidad de que salga positivo leve y que sea un embarazo bioquímico; esto te dará falsas esperanzas.

 

Mis betaesperas:

– Mi primera betaespera:

Fue desde el 24 de septiembre hasta el 4 de octubre de 2018. Tenía mucho miedo e inseguridad, pero la ilusión ganaba y solapaba cualquier emoción negativa. La beta fue positiva, pero desgraciadamente en la semana 7 tuve un aborto espontáneo.

– La segunda: 

Fue desde el 23 de noviembre hasta el 3 de diciembre de 2018. Esta vez tenía aun más miedo e inseguridad y a esto se le sumaba la profunda tristeza que tenía por la perdida que había sufrido el mes anterior. La beta fue positiva pero una vez más perdí a mi embrioncito a las 9 semanas.

– Y aquí estoy, en mi tercera betaespera!!!! 

Después de un tiempo de recuperación física y emocional, volvimos a intentarlo. El día 13 de mayo me hicieron la transferencia y el día 23 me harán la beta. Esta vez tengo un popurrí de emociones que van desde la ilusión y el positivismo hasta la ansiedad y la negatividad.

 
¿Cómo las he llevado?

La primera betaespera fue horrible; sólo pensaba en el tema, obsesionada buscando en internet posibles respuestas que me quitaran la ansiedad que sentía. Nada de eso sirve.

En las dos siguientes he estado un poco más tranquila porque he intentado distraerme con cosas que me gustan, aunque la sensación de nerviosismo e impaciencia no te las va a quitar nadie ni nada. Acepta que va a estar así unos días.

El apoyo de tu pareja es esencial, pero no debes olvidarte de que él o ella necesita apoyo también. La betaespera es para los dos.

Mis síntomas:

En las tres betaesperas he tenido los mismos síntomas. Los pechos un poco más hinchados y sensibles, mucho cansancio y algunos calambres abdominales. Nada fuera de lo normal, teniendo en cuenta que la progesterona provoca todo esto.

Los test de embarazo. Una adicción.

Debo decir que en las tres he pecado con los tests de embarazo en orina o pipitest para los amigos. 

En la primera me hice uno el día antes de la beta y me dió positivo leve; en la segunda me arriesgué aún más y me hice uno seis días post transferencia y también me dio positivo leve; y en esta última no iba a ser menos y me hice uno el día 19 y otro esta mañana que han dado positivo leve también.

Con esto te arriesgas a falsas esperanzas y a crearte más ansiedad, por eso te recomiendo que si te los haces, no te ilusiones o desesperes hasta la beta, que es la que realmente tendrá la última palabra.

Bueno, ya sólo queda esperar; y aunque haya obtenido esos positivos, no cantaré vistoria hasta que me den el resultado de la beta.

Y tu ¿ cómo lo llevas? Cuéntanos tu experiencia.

 

contacto@sebuscabebe.com
“Se busca bebé” nace de la necesidad de ayudar y aconsejar a otras mujeres o parejas en la búsqueda de un embarazo sano y evolutivo aportando mi propia experiencia. Mi nombre es Lidia, tengo 41 años y todo empezó en septiembre de 2017 cuando tras haber sufrido un embarazo ectópico mi trompa de Falopio derecha quedó obstruida. Mi ovario dominante es el derecho, así que tras meses intentando quedar embarazada de manera natural, decidimos embarcarnos en el mundo de la reproducción asistida y digo mundo porque hay parejas que en menos de un año tienen a su bebé en los brazos y hay otras que tienen que enfrentarse a un popurrí de emociones y experiencias antes de conseguirlo. Este último es nuestro caso y espero que compartirlo os ayude.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *