Primer trimestre de embarazo
EN EL EMBARAZO

PRIMER TRIMESTRE DE EMBARAZO

En este post os voy hablar del primer trimestre del embarazo. Comenzaré informando de los síntomas y procedimientos que se realizan en estas primeras semanas y luego os contaré como las estoy viviendo yo personalmente.

Primer trimestre de embarazo

Es el periodo de tiempo que abarca desde el día que comienza nuestro último periodo menstrual hasta 12 semanas después, es decir, las semanas de embarazo se cuentan a partir de la última regla, no de cuando se fecundó el óvulo.

Procedimientos y pruebas
Prueba de beta en sangre: 

En este periodo de tiempo se te realizará «la prueba de beta en sangre» para confirmar el embarazo.

Si tu embarazo ha sido mediante reproducción asistida esta prueba se hace a los 10/12 días.

Ecografía:

La primera ecografía se suele realizar en la semana 12 pero casi nadie espera tanto y se hace una de manera particular. De todas formas hasta la semana 6 o 7 no se aprecia bien el embríon y su latido y hacerla antes sólo sirve para crear más nerviosismo.

Si es por reproducción asistida, te la harán a las 6 semanas para confirmar que hay embarazo intrauterino, que hay embrión y que hay latido. A veces es pronto y te citan varios días después. Si todo va bien, te vuelven a citar una semana más tarde para seguir confirmando que todo marcha como debe y darte el alta en la clínica.

En la semana 12 te volverán hacer otra más específica, para valorar al embrión.

Analítica:

A las 10 semanas te mandan una analítica muy completa para ver que el embarazo marcha bien.

Triple Screening o cribado combinado del primer trimestre:

Es una serie de parámetros que miden el riesgo que tiene el embrión de tener anomalías cromosómicas y otras malformaciones congénitas.

Se basa en la edad materna, parámetros ecograficos (cómo la translucencia nucal y el tabique nasal) y valores bioquímicos en la sangre de la madre.

Test o`sullivan:

Esta prueba se realiza para descartar la diabetes gestacional; suelen hacerla de la semana 24 a 28, pero si tienes algún factor de riesgo (familiares diabéticos, más de 35 años, antecedentes de diabetes gestacional,…etc.) es posible que te la manden con la analítica del primer trimestre.

Desarrollo del bebé

En este periodo de tiempo es cuando el embrión pasa de ser un par de células a un ser humano con todos sus órganos formados. Es un periodo muy importante, ya que cualquier exposición a ambientes o sustancias tóxicas pueden alterar este proceso de organogénesis, dañando al bebé de manera permanente.

Al final de este periodo se le empieza a llamar «feto». Ya tiene todos los órganos en funcionamiento o empezando a funcionar; se mueve, aunque es tan pequeño que todavía no se percibe; cada vez tiene más aspecto humano y suele medir unos 6 o 7 cm desde la cabeza al coxis.

Síntomas en el primer trimestre de embarazo

Normalmente, el primer síntoma es la ausencia de la menstruación; seguidamente la mayoría de las mujeres comienzan a sentir que sus pechos aumentan de volumen y son más tersos y sensibles; mucho cansancio y sueño; también pueden aparecer nauseas y vómitos.

Esto es lo normal, pero las hay (afortunadas), que no tienen ningún síntoma y sus embarazos evolucionan con normalidad.

A medida que transcurre el primer trimestre surgen numerosos síntomas, todos dentro de la normalidad, provocados por los cambios hormonales y fisiológicos en la mujer, como p.eje. : aumento de las ganas de orinar, por la presión que ejerce el útero en la vejiga; mareos y lipotimias; calambre en la zona pélvica, por el crecimiento del útero; problemas gástricos como estreñimiento, reflujo, malas digestiones, gases, nauseas y vómitos; dolores de cabeza,…etc.

Mi propia experiencia

Estoy finalizando mi primer trimestre de embarazo y os voy a contar como ha transcurrido y cuales han sido y son mis síntomas, seguimiento médico y tratamiento.

Mi embarazo es por FIV y es el 3º después de 2 abortos de transferencias anteriores. Debido a esto, a mi edad y al tratamiento es considerado como embarazo de alto riesgo.

Tratamiento:

– Heparina y aspirina: para que la sangre esté más líquida.

– Parches de estrógenos y óvulos de progesterona: para que el endometrio sostenga el embarazo. Esto se deja progresivamente sobre la semana 11 porque ya la placenta lo segrega por su cuenta.

– Ranitidina: protector gástrico porque padezco de reflujo y gastritis.

– Eutirox: tiroxina porque tengo hipotiroidismo.

– Natifar: ácido fólico y yodo.

– Cariban: para os vómitos.

– Primperan: para los vómitos.

Seguimiento médico:
– Analítica del primer trimestre y test de o`sullivan: 

Me ha salido alterado el tiroides y me han subido la dosis de tiroxina.

Me ha dado positivo el test de o`sullivan, por lo tanto me pasan a otra prueba mas específica para ver si tengo diabetes gestacional. En mi caso, como tengo vómitos constantes, no me la pueden hacer y me han proporcionado un glucómetro para que me vaya controlando yo en casa.

– Ecografía de la semana 12 y triple screening:

Todavía no me la han hecho.

– Controles de la heparina: 

En mi caso, un hematólogo me tiene que hacer un seguimiento para ver si la heparina me hace el efecto que debe, mediante una analítica que tengo que realizarme 3 o 4 horas después de pincharme la heparina. Aproximadamente cada mes y medio.

Síntomas:

– Pechos Hinchados y muy sensibles:

Mi primer síntoma fueron los pechos, se me pusieron duros, hinchados y muy sensibles.

– Cansancio, malestar general y frío:

En las primeras semanas tuve mucho cansancio y no me encontraba muy bien; y a pesar de estar ya en verano, tenía el cuerpo cortado y la tensión por los suelos. Teniendo en cuenta la dosis tan alta de progesterona que me ponía, esto no era extraño. 

-Manchados:

Una semana después de la beta, no tardé mucho, acabé en urgencias por un leve manchado parduzco. Teniendo en cuenta que vengo de abortos de repetición, mi moral iba por lo suelos, pensando que este sería uno más. Todo iba bien, e incluso se vio el embrión y la respuesta, la misma de siempre: -¡ es muy pronto; a veces es normal manchar en las primeras semanas, sobretodo si es por FIV;  mientras que no sea más abundante que una regla y con dolor no vuelvas!!!.

Es muy fácil decir esto, pero cuando lo has escuchado anteriormente y han acabado en pérdidas, muy conforme no te quedas.

Me hicieron el favor de verme antes en la clínica de fertilidad y confirman que todo estaba bien, escuchamos incluso el latido. Un día duró la felicidad, porque volví a manchar, esta vez más que la primera y rojo; vuelta a urgencias y vuelta a casa con la misma respuesta. Decidí que si no era una hemorragia grande y con dolor no volvería.

– Náuseas y vómitos:

Mientras todo esto pasaba, por la semana 6 aproximadamente, yo empecé a tener unas nauseas tremendas que poco a poco se convirtieron en falta de apetito absoluta, vómitos y debilidad. El esfuerzo que hacía al vomitar me daba pánico porque volví a manchar otra vez, aunque afortunadamente, esa fue la última.

Empezó a incapacitarme en mi vida cotidiana; el «Cariban» no me hacía nada y no toleraba ni alimentos ni líquidos; fui a urgencias y me mandaron Primperan; mejoré, pero sólo un poco. 

– Hiperemesis gravídica:

Después de una semana tomando Primperan, sin apenas comer ni beber, en mi semana 9, me llevé todo un día vomitando y ya de madrugada no podía más y me fui al hospital. Me ingresaron por hiperémesis gravídica, no se lo deseo a nadie.

Es una complicación del embarazo donde la mujer no tolera ni alimento ni líquido y se deshidrata. A consecuencia de esto, la ingresan para rehidratarla por via intravenosa y observarla hasta que tolere comer y beber sin vomitar.

Estuve ingresada 3 días hasta que toleré algo de sólido y para casa.

Mientras tomaba Primperan mejor, pero este medicamento no se recomienda tomar por mucho tiempo; así que en cuanto lo dejaba volvían los vómitos. Tuve que volver a tomarlo.

Ahora estoy en mi semana 11 y estoy dejando otra vez el Primperan, y aunque no estoy tan mal como cuando me ingresaron, en cuanto dejo ese medicamento vuelven nauseas y vómitos. 

Lo peor es la falta de apetito que me provoca estar así y el no alimentarme correctamente.

– Sialorrea:

Este síntoma se refiere al exceso de salivación. Es una condición muy común de las embarazadas, sobre todo si sufres náuseas y vómitos. En mi caso esta siendo insoportable.

– Aumento de la sensibilidad olfativa:

Otro síntoma muy común y que agrava mis náuseas es mi olfato. Todo me huele mal, hasta lo que antes me encantaba. 

– Inestabilidad emocional, irritabilidad y ansiedad:

Evidentemente, cuando una persona lleva semanas sin salir a la calle; de hospitales; vomitando día y noche; sin comer ni beber ni descansar bien; sin vida, basicamente, acaba afectándole psicologicamente.

Me siento impotente, agotada, débil, preocupada, encerrada, dolorida y apagada. Y lo único que puedo hacer es: 

Tener paciencia y confiar que pasará pronto!!!.

 

Cómo veis mi primer trimestre no esta siendo muy agradable que digamos y hasta ahora lo único que me hace feliz es escuchar ese corazoncito latir con fuerza. Espero que en mi próximo post la experiencia sea mejor.

Y recuerda, esta es mi experiencia y cada mujer y embarazo es un mundo.

 

contacto@sebuscabebe.com
“Se busca bebé” nace de la necesidad de ayudar y aconsejar a otras mujeres o parejas en la búsqueda de un embarazo sano y evolutivo aportando mi propia experiencia. Mi nombre es Lidia, tengo 41 años y todo empezó en septiembre de 2017 cuando tras haber sufrido un embarazo ectópico mi trompa de Falopio derecha quedó obstruida. Mi ovario dominante es el derecho, así que tras meses intentando quedar embarazada de manera natural, decidimos embarcarnos en el mundo de la reproducción asistida y digo mundo porque hay parejas que en menos de un año tienen a su bebé en los brazos y hay otras que tienen que enfrentarse a un popurrí de emociones y experiencias antes de conseguirlo. Este último es nuestro caso y espero que compartirlo os ayude.

Comentarios

julio 15, 2019 a las 12:42 pm

Muy completo este post, ¡gracias! Es una info muy útil 🙂
No es fácil sobrellevar los síntomas de los primeros meses, pero con la ilusión todo se puede.



    julio 22, 2019 a las 4:41 pm

    Ante todo gracias por tu comentario.
    Sí el primer trimestre se hace duro, exceptuando a algunas afortunadas, pero hay que tener fortaleza física y psicológica y pensar que es un proceso más que hay que vivir y experimentar. Yo ahora estoy bastante mejor y cada vez que veo en la ecografía a mi ranita moverse me olvido de todo el malestar que he pasado. Merece la pena. Un saludo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *