Síntomas del embarazo ectópico
EMBARAZO NO EVOLUTIVO

¿QUÉ ES UN EMBARAZO ECTÓPICO?

En septiembre de 2017 fui operada de urgencias por un embarazo ectópico; casi no lo cuento y por eso explicare como fue mi experiencia con todo detalle por si a alguien le puede ayudar. Pero antes debemos saber que es un embarazo ectópico.

Es aquel que sucede fuera del útero, por lo tanto no es viable.

La mayoría suceden en las trompas de Falopio, cuando el óvulo fecundado no llega a su destino que es el útero, donde debe implantarse para que sea un embarazo evolutivo.

Las trompas de Falopio son conductos que van desde nuestros ovarios a nuestro útero y son extremadamente finas y delicadas; están llenas de filamentos que ayudan a los óvulos en su camino y se contraen para favorecer este recorrido.

Cuando esta acción no sucede como es debido, el óvulo fecundado queda atrapado en la trompa y si consigue implantarse en ella, el embrión empieza a desarrollarse y esto supone un alto riesgo para la madre, pudiendo ocasionar incluso la muerte sino se trata a tiempo.

Tipos de embarazos ectópicos:

El más común es el que ocurre en las trompas de Falopio (embarazo tubárico) pero también puede ocurrir en otras zonas del cuerpo como en los ovarios, en el cuello del útero e incluso en la cavidad abdominal; pero estos casos son más extraños, así que hablaremos del embarazo tubárico.

La principal causa son las anomalías en las trompas de Falopio; pero también puede ocurrir por un mal desarrollo del embrión o alteraciones hormonales. 

Algunos de los factores de riesgo para que ésto ocurra son los siguientes:

-Algunas infecciones o enfermedades venéreas pueden provocar inflamación de las trompas alterando su funcionalidad y provocando adherencias y obstrucciones que favorezcan este tipo de embarazo.

-El haber tenido un embarazo ectópico previo aumenta la probabilidad de que ocurra otra vez, porque las trompas son finas y delicadas y normalmente se quedan dañadas.

-Las técnicas de reproducción asistida.

-Algunos métodos anticonceptivos cómo el DIU o la ligadura de trompas pueden fallar y provocar un embarazo fuera del útero.

Prevenir un embarazo ectópico es imposible, pero conocer sus síntomas puede evitar que pongas en riesgo tu salud, ya que la complicación más grave de este tipo de embarazos es la rotura de la trompa dónde está creciendo el embrión y su consecuencia una hemorragia interna que llevaría a la madre a la muerte sino se trata

Al principio es complicado detectarlo, ya que de la única manera es visualizarlo por ecografía, por eso es importante acudir a urgencias si presentas algunos de estos síntomas:

– Dolor intenso en la pelvis, sobretodo en uno de los lados.

– Se puede tener un sangrado leve.

– Dolor en el perineo y defecación dolorosa.

– Dolor en el hombro.

– Debilidad y cansancio.

La manera de detectar un embarazo ectópico se puede dar de dos maneras:

En la consulta de tu ginecólogo. 

Cuando vas a hacerte la revisión, tu especialista detecta que el embrión no está en el útero, e incluso puede ver que está alojado en una de las trompas.

Si tiene claro el diagnóstico te pondrá el tratamiento o plan de actuación más adecuado para ti. Pero sino lo ve claro del todo, te citará en unos días para confirmarlo.

En urgencias. 

Así ocurre la mayoría de las veces, ya que la trompa no está preparada para albergar a un embrión y tu cuerpo te avisa, antes de que vayas a consulta a hacerte la revisión, con los síntomas descritos más arriba.

La manera de confirmarlo en urgencias es la siguiente:

– Te explorarán por ecografía para comprobar dónde está el embrión y si hay líquido libre en el «saco de Douglas» (hemorragia interna).

– Te harán una analítica para confirmar el embarazo y revisar si hay pérdida de sangre. 

– Si no hay pérdida de sangre, pero se confirma el embarazo y no se observa el embrión en el útero, te citarán a las 48 horas para volver a explorarte y repetir la beta en sangre para comprobar su evolución. La beta se duplica cada 48 horas; sino es así estaríamos ante un embarazo no evolutivo. 

Metotrexato:

Si confirman por ecografía que el embrión esta alojado en la trompa, te mandarán un medicamento llamado metotrexato, que detiene el crecimiento celular y por lo tanto evitará que el embrión siga creciendo. Este medicamento es altamente tóxico para el organismo y deberás esperar mínimo 6 meses para que desaparezca del cuerpo y volver a quedarte embarazada, ya que podría afectar al desarrollo del embrión.

Laparoscopia diagnóstica:

Si no lo tienen muy claro pero el estado de la paciente refleja que puede haber un embarazo ectópico, suelen hacer una laparoscopia diagnóstica, para confirmarlo.

Laparoscopia o intervención quirúrgica urgente:

Si en algún momento de la exploración descubren hemorragia interna por los valores del hemograma y la presencia de liquido libre en el «saco de Douglas» (zona en forma de saco que está entre la pelvis y el ano), te operarán con caracter urgente. Normalmente es por laparoscopia (una pequeña incisión en la pelvis y otra en el ombligo; una para introducir una cámara y el otro para operar) para extraer el embrión de la trompa y parar la hemorragia.

Según el estado en el que se encuentre la trompa afectada, el plan de actuación será el siguiente:

Salpingostomía

Reparan la trompa si el daño es menor. Aunque no suelen quedar bien.

Salpingectomía

Extirpan la trompa. Es la opción más utilizada, ya que las trompas reparadas pierden su funcionalidad y permeabilidad y cualquier cicatriz se puede volver una adherencia que supondría un factor de riesgo para futuros embarazos ectópicos. 

 

 

Síntomas de mi embarazo ectópico:

 
 
-Test de embarazo negativo:

Yo fui ingresada el 18 de agosto de 2017 por una obstrucción en el riñón izquierdo causada por una piedra; en ese momento me hicieron prueba de embarazo para poder tratarme y dio negativo; pero estaba embarazada.

Hay un periodo de tiempo en el que el óvulo ha sido fecundado pero todavía no está implantado en el útero; por ello, si nos hacemos un test de embarazo en ese periodo (de sangre u orina) nos va a dar negativo, porque todavía el organismo no segrega hormona del embarazo o beta hCG (gonadotropina coriónica humana). Si vuelves a repetir la prueba en varios días dará positivo.

– Menstruación:

Dos semanas después me bajó la regla (muy escasa y de color rojo intenso, diferente a las demás).

– Cansancio y debilidad:

El día 6 de septiembre nos fuimos de vacaciones a casa de mis suegros y yo me sentía especialmente cansada, pero pensaba que se debía a los días que había estado ingresada y a todos los medicamentos que había tomado.

– Pesadez en la vejiga:

Al día siguiente fui a urgencias porque tenía pesadez en la vejiga y pensaba que era infección de orina, pero me dijeron que no sería fiable el resultado de una prueba por todo lo que había tomado ingresada, que volviera en unos días…

– Dolor insoportable en el lado derecho del abdomen:

Esa madrugada empezó a dolerme muchísimo el lado derecho, cerca de la ingle. 

Pensé que sería otro cólico nefrítico, pero el dolor era diferente y en el lado derecho, así que me fui a urgencias. Me exploraron y me mandaron al «Hospital Juan Ramón Jimenez» de Huelva, diagnosticada de apendicitis.

Lo mejor del hospital, el médico que me atendió (atento, amable, empático y profesional); lo peor, todo lo demás. 

Mi gran error es no haberme ido directamente al Hospital Quirón de Sevilla, pero estaba en medio de una experiencia totalmente nueva para mi; por eso lo cuento tal y como fue, para que sirva de ayuda a otras mujeres.

– Dolor en el ano (saco de Douglas):

Allí pasé de los peores momentos de mi vida, tenía un dolor insoportable que se me extendía desde la ingle hasta el ano, dato muy importante, ya que cuando hay una hemorragia interna o liquido libre (como lo llaman los médicos), se acumula en un saquito que tenemos entre la vagina y el ano que se llama «Saco de Douglas» y la presión que ejerce la sangre en ese área hace que sientas mucho dolor. 

– ¿Posibilidad de embarazo?:

Cuando me vio el internista, lo primero que hizo es preguntarme si había posibilidad de embarazo, a lo cual contesté que no por varias razones:

-Tenía la regla.

-Me hicieron prueba en el hospital el 18 de agosto y dio negativo.

-Debido a mi ingreso y estado de salud no habíamos vuelto a tener relaciones desde entonces.

Claramente NO verdad? Pues SI, estaba embarazada.

Me hicieron la prueba y dio positivo, un amargo positivo, porque no pintaba bien.

 

Mi diagnóstico:

Debido a la falta de recursos e incompetencia de los profesionales de aquel hospital, firmé mi alta voluntaria, a pesar de la gravedad y me fui al «Hospital Quirón de Sevilla», dónde mi ginecóloga tal y como me exploró, confirmó que era un embarazo ectópico con hemorragia interna, por lo que había que operar con carácter urgente y quitarme el embrión y posiblemente la trompa o por lo contrario moriría.

Mi tratamiento:

Me operaron por laparoscopia la madrugada del 7 al 8 de septiembre y me hicieron una salpingostomía (me dejaron la trompa), porque el embrión estaba siendo expulsado por si mismo (aborto tubárico) y lograron parar la hemorragia.

Esta ha sido una de las peores experiencias de mi vida. Todo ocurre muy rápido y no te da tiempo a pensar, pero cuando lo más grave pasa, te queda asimilarlo, aceptarlo y aprender a vivir con ello.

Pero esa es otra historia…

contacto@sebuscabebe.com
“Se busca bebé” nace de la necesidad de ayudar y aconsejar a otras mujeres o parejas en la búsqueda de un embarazo sano y evolutivo aportando mi propia experiencia. Mi nombre es Lidia, tengo 41 años y todo empezó en septiembre de 2017 cuando tras haber sufrido un embarazo ectópico mi trompa de Falopio derecha quedó obstruida. Mi ovario dominante es el derecho, así que tras meses intentando quedar embarazada de manera natural, decidimos embarcarnos en el mundo de la reproducción asistida y digo mundo porque hay parejas que en menos de un año tienen a su bebé en los brazos y hay otras que tienen que enfrentarse a un popurrí de emociones y experiencias antes de conseguirlo. Este último es nuestro caso y espero que compartirlo os ayude.

Comentarios

Lisette
octubre 7, 2019 a las 5:43 pm

Hola,
En mi caso me di cuenta que estaba embarazada por prueba de orina y de sangre,
Un día después de darme cuenta boté un pequeño coágulo cuando me limpié al orinar, por ser mi primer embarazo me asusté y fui a emergencias.
Me hicieron un ultrasonido y no se observó nada, con mi última regla se calculan 8 semanas.
Me hicieron pruebas cuantificadas de sangre y empezó en 5000 dsp a 8000 y 4 días dsp estaba en 18000 y dos días desp estaba en 19000. En la muestra de 18000 me hicieron ultrasonido y se observó un pequeño saco a nivel intrauterino y me mandaron a casa a estar tranquila y volver a los dos días para la prueba de nuevo, esta me dio 19000 y en ese momento la doctora me hizo otro ultrasonido y no lo vio, pero me diagnostico como embarazo ectopico aunque no haya visto nada en el ultrasonido. Me quiso dejar internada pero yo no quise, y estoy esperando cita en un doctor más avanzado y particular pero me están comiendo los nervios.
No tengo dolor ni sangrado.
Podría todavía tener un embarazo viable? Es posible que un embarazo sano se vuelva ectopico en dos días?



    octubre 10, 2019 a las 6:17 pm

    Hola Lisette! Antetodo gracias por participar. Deberías haberte quedado ingresada, un embarazo ectópico no es cualquier cosa. Por un lado la beta sube, por lo cual o tienes el embrión implantado fuera del útero o no has expulsado todo; por otro lado, el hecho de que suba tan lentamente no es buena señal, es señal de embarazo evolutivo. Quizás era embarazo múltiple y expulsaste uno y el otro sigue implantado fuera del útero.
    En cualquier caso, a la mas mínima molestia vete a urgencias sin demora. Peligra tu vida.
    Espero noticias tuyas, un saludo y siento que se haya complicado tu embarazo. Mucho ánimo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *